martes, 7 de agosto de 2012

El padre Vicaría vuelve a su nicho

Tras la rehabilitación de los nichos de los dos testeros que conforman la entrada del Cementerio de San Miguel, el pasado 16 de julio de 2012, fiesta de la Virgen del Carmen, fueron reinhumados los restos del religioso carmelita Francisco Vicaría. El acto contó con la intervención del Alcalde de Málaga, don Francisco de la Torre Prados, del Deán de la Catedral, don Francisco García Mota, quien pronunció el responso en latín, y del Presidente de la Asociación de Amigos del Cementerio, don José Luis Cabrera. La directora del Cementerio de San Miguel, doña Araceli González, leyó una carta de la Viuda de Torrijos, escrita en el siglo XIX, en la que pedía al entonces Alcalde de Málaga que el padre Vicaría fuera enterrado en este lugar.

Francisco Vicaría es un presbítero del siglo XIX muy querido en la ciudad de Málaga, por haber asistido espiritualmente al General Torrijos y sus compañeros, antes de ser fusilados en las playas de Huelin, en tiempos de Fernando VII. Este atropello lo redujo a un estado de depresión que nunca superó. Al fallecer, la viuda del General Torrijos y el Ayuntamiento de Málaga decidieron que sus restos fueran inhumados en el nicho en el que había estado enterrado Torrijos, antes de su traslado al monumento funerario en la plaza de la Merced.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada