jueves, 10 de marzo de 2011

Una clausura que colea

Recientemente varios medios de comunicación se han hecho eco del hallazgo de restos óseos humanos y de un trozo de lápida en el Cerro de los Ángeles, junto a La Corta, presuntamente procedentes del Cementerio de San Miguel. El concejal Antonio Serrano pedirá una comisión de investigación sobre el desmantelamiento y traslado de restos del cementerio histórico de Málaga.
Es evidente que la clausura de San Miguel fue en su día una decisión pésima, movida  por el deseo de amortizar rápidamente el nuevo cementerio. No se tuvieron en cuenta los sentimientos de los malagueños y miles de familias debieron afrontar el traslado forzoso de todos los restos que se conservaban en nichos y tumbas de alquiler. Todo aquello se hizo pésimamente y las "mondas" fueron masivas. De aquellos polvos vinieron estos lodos.
No es la primera vez que la polémica devuelve a la actualidad aquella lamentable e insensible operación de clausura y desmantelamiento, aquella decisión errónea que en su día adoptó el entonces Alcalde de Málaga, Pedro Aparicio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada